Jammer

Derechos del inquilino

La oferta de alquiler de viviendas se ha incrementado en España como consecuencia de la pandemia, provocando que el stock de inmuebles en alquiler a finales del 2020 se incrementará en un 78%[1] respecto de la oferta existente a inicios de año, sobretodo en las grandes urbes como Madrid, Barcelona o Valencia.

Considerando esta tendencia, existen en España más estudiantes, parejas y jóvenes que, optando por alquilar un inmueble, deberán entablar una relación jurídica de mediano/largo plazo con el propietario de la vivienda, en la que asumirán obligaciones con éste, pero también gozarán de derechos que corresponden ser conocidos antes de embarcarse en una relación alquiler.

Como primer aspecto, es importante considerar que el alquiler de inmuebles para vivienda, se rige por la Ley de Arrendamientos Urbanos (Ley 29/1994, de 24 de noviembre), y los derechos que ahí se establecen son de carácter imperativo; es decir, no cabe pactar en contrario en un contrato privado a diferencia de lo que podría ocurrir con el alquiler de inmuebles con fines turísticos o comerciales.

[1] Fuente: Idealista

“Ante esta situación,  analizaremos brevemente los que, a nuestro entender, representan los 5 principales derechos del inquilino, incluidos en la Ley de Arrendamientos Urbanos, cuando se trata de alquiler de inmuebles cuyo destino principal será satisfacer la necesidad permanente de vivienda del arrendatario.”

1. El plazo de duración del contrato de alquiler

Si bien en su artículo 9, la Ley de Arrendamientos Urbanos permite que el plazo de duración del contrato de alquiler sea libremente pactado por las    partes, éste dispone que, si el plazo pactado fuera inferior a cinco años, llegado el día de vencimiento del contrato, éste se prorrogará obligatoriamente por    plazos anuales hasta que el arrendamiento alcance una duración mínima de cinco años.

Ello será así, salvo que el inquilino manifieste su voluntad de no renovar el contrato con treinta días de antelación a la fecha de terminación del mismo o de cualquiera de las prórrogas.

Es decir, en este aspecto, durante los primeros cinco años de alquiler, el inquilino tiene el derecho de renovar el contrato por períodos anuales, o  decidir no renovarlo al término del plazo pactado.

2.  Desistimiento del contrato de alquiler

El artículo 11 de la Ley de Arrendamientos Urbanos establece que, el inquilino   tendrá el derecho a desistirse del contrato de alquiler que ha firmado, a los seis meses, siempre que se le comunique al propietario con una antelación  mínima de treinta días.

Sin embargo, debemos considerar que, en este caso, las partes pueden limitar   en el contrato de alquiler, el   ejercicio de este derecho por parte del inquilino,    pactando que, en caso de desistimiento, el inquilino deberá indemnizar al  propietario con la cantidad equivalente a una mensualidad de la renta por cada   año del contrato que reste por cumplir.

3. Actualización de la renta y entrega de recibo

 Si bien la Ley de Arrendamientos Urbanos permite que, durante le vigencia del   contrato de alquiler, el propietario actualice la renta, el inquilino cuenta con el  derecho a que esta renta sólo sea actualizada en la fecha en que se cumpla un  año de vigencia del contrato, siempre y cuando las partes hayan acordado esta actualización en el contrato.

Si las partes no han incorporado este pacto en el contrato de alquiler, la renta    no podrá ser actualizada por el propietario durante todo el período de arrendamiento.

El inquilino también tiene derecho a que se le entregue un recibo de pago de la renta del alquiler, o algún comprobante que acredite la realización de   tal pago.

4. Obras de mejora en la vivienda alquilada

El propietario puede realizar obras de mejora en la vivienda alquilada, siempre y cuando estas obras no puedan prorrogarse hasta la conclusión del  arrendamiento.

Sin embargo, en este supuesto, el inquilino tiene derecho a que el propietario le comunique respecto de la realización de tales obras, al menos con tres  meses de antelación, su naturaleza, la fecha de inicio y el costo de realización de las mismas.

 Durante el plazo de un mes desde dicha notificación, el inquilino tendrá     también el derecho a desistirse del contrato de arrendamiento, salvo que las   obras no afecten o afecten de modo irrelevante a la vivienda arrendada.

5. Derecho de adquisición preferente

En caso de venta de la vivienda durante el período de alquiler, el inquilino    tendrá el derecho de adquisición preferente sobre la misma.  Este derecho podrá ser ejercido por el inquilino, en un plazo de treinta días naturales, a      contar desde el día siguiente en que el propietario le comunique la decisión de vender la vivienda arrendada, el precio, y las demás condiciones esenciales de   la transmisión.

 

“Como inquilino, cuando decidas entrar de alquiler en una vivienda, revisa bien todos los puntos del contrato que vas a firmar, y conoce tus derechos y deberes a la hora de alquilar un inmueble.”  

Escrito por Jammer

Derechos del inquilino