Jammer

Más vale prevenir que lamentar

Verificar el inmueble antes de que el inquilino deje tu vivienda

Marta es propietaria de tres apartamentos que gestiona ella misma. Hace un año Marta alquiló sus inmuebles de manera simultánea, por lo que todos sus contratos de arrendamiento finalizarán el mismo mes y los inquilinos han decidido no renovar el alquiler.

Una semana antes de que los inquilinos entreguen los apartamentos, Marta decide ella misma inspeccionar rápidamente sus propiedades, para verificar que éstas, no tienen ningún daño importante que deba repararse con el importe de las fianzas entregadas por los inquilinos para cubrir daños.

Marta no se dedica profesionalmente a la gestión, por lo que después de un gran esfuerzo de coordinación con los inquilinos para llegar a todos sus apartamentos, realiza una inspección ocular y como a simple vista no encuentra mayores daños que reparar, procede a la devolución de las fianzas a los inquilinos.

Sin embargo, qué sucedería si unas semanas después de que los inquilinos entregaron el inmueble, Marta verifica daños en las tuberías, manchas en las paredes y las alfombras, ruptura de electrodomésticos, entre otros daños importantes. 

Además, verifica que el inmueble ha quedado bastante sucio debido a que varios inquilinos decidieran montar una fiesta el último día en el apartamento. Como Marta ya no tiene en su poder las fianzas respectivas, resulta que será ella quien deberá cubrir todos estos gastos, y no los inquilinos como corresponde. 

Esta es una situación que se presenta de manera cotidiana durante la fase de conclusión de los contratos de alquiler.  Normalmente los propietarios tienden a dedicar un gran esfuerzo para encontrar un inquilino adecuado y ante el buen comportamiento de éste durante la etapa del alquiler, se tiende a descuidar la fase de entrega del inmueble. 

Sin embargo, como le ha sucedido a Marta en nuestro ejemplo, si como propietarios, descuidamos la verificación adecuada del inmueble antes de su entrega y perdemos la fianza que nos ha sido entregada por el inquilino, podemos padecer fuertes dolores de cabeza y tener que incurrir en costos que no estaban presupuestados.  

Para evitar esta situación, nos permitimos recomendar al propietario la contratación de un adecuado servicio de verificación de su vivienda antes de devolver la fianza que los inquilinos entregaron.  

Un profesional que pueda inspeccionar minuciosamente el inmueble, identificar aquellos daños que el propietario no ha podido encontrar, así como el estado de limpieza en el que los inquilinos entregarán la vivienda.”

Así, el propietario podrá obtener un presupuesto detallado de los costos en los que deberá incurrir y utilizar la fianza para los fines previstos: cubrir cualquier costo de reparación o de limpieza del inmueble.   Después de todo, tal y como hemos titulado este artículo, más vale anticiparse y prevenir que lamentarse luego con el inmueble en mal estado.  

Servicios de verificación en propiedades en alquiler